Treinta especialistas de América Latina se familiarizaron con el plan de rehabilitación del río Bogotá.

El Banco Mundial, que está respaldando el enorme proyecto de limpieza y recuperación del río Bogotá, trajo a la capital colombiana a un grupo de 30 expertos en recursos hídricos de diferentes países de América Latina. Su objetivo era familiarizarse con el plan de saneamiento que está llevando a cabo la Corporación Autónoma Regional de Cundinamarca (CAR) para este río.

 

Durante su visita, los delegados visitaron la Planta de Tratamiento de Aguas Residuales (PTAR) El Salitre, parte del proyecto de recuperación, y quedaron impresionados por el proceso tecnológico utilizado para limpiar el 30% de las aguas residuales de la ciudad antes de que lleguen al río. David Michaud, gerente regional de agua para América Latina y el Caribe del Banco Mundial, destacó la magnitud y los resultados directos del proyecto. Aunque aún queda mucho trabajo por hacer, el progreso desde hace 15 años es evidente, como pudieron apreciar navegando brevemente por el río.

 

Después de visitar la planta, los delegados recorrieron el río y observaron las medidas tomadas para prevenir emergencias. Klass de Groot, experto en gestión de recursos hídricos en Argentina, señaló la posibilidad de replicar el modelo de la CAR en otros lugares.

 

La CAR resaltó la importancia de compartir esta experiencia internacionalmente para mejorar la gestión del agua y el medio ambiente en otras regiones. Actualmente, la CAR está enfocada en soluciones basadas en la naturaleza para limpiar las aguas y restaurar la flora y fauna del río Bogotá.

Recuperar los ríos de aguas negras y contaminadas es fundamental por varias razones:

 

  • Salud pública: Las aguas contaminadas pueden ser una fuente de enfermedades para las comunidades que dependen de estos ríos para beber, bañarse o cocinar. La recuperación de los ríos ayuda a reducir el riesgo de enfermedades transmitidas por el agua, como la disentería, el cólera y otras infecciones gastrointestinales.
  • Conservación del medio ambiente: Los ecosistemas acuáticos son vitales para la biodiversidad y el equilibrio ecológico. La recuperación de los ríos ayuda a restaurar hábitats acuáticos saludables para la flora y fauna nativa, promoviendo la conservación de especies en peligro de extinción y mejorando la calidad general del medio ambiente.
  • Recursos hídricos: Los ríos son una importante fuente de agua dulce para el consumo humano, la agricultura y la industria. Recuperar los ríos contaminados garantiza un suministro de agua seguro y sostenible para las generaciones presentes y futuras.
  • Desarrollo económico: Los ríos limpios y saludables pueden impulsar el turismo, la recreación y otras actividades económicas relacionadas con el agua. Además, una gestión adecuada de los recursos hídricos puede mejorar la productividad agrícola y la seguridad alimentaria en las áreas cercanas a los ríos.

 

En resumen, recuperar los ríos de aguas negras y contaminadas es esencial para proteger la salud pública, conservar el medio ambiente, garantizar el acceso sostenible al agua y promover el desarrollo económico de las comunidades que dependen de estos recursos hídricos.

 

 

Fuente: CAR Cundinamarca.

Miércoles, 8 de mayo de 2024.